Cáncer de Próstata

¿ES MUY FRECUENTE EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

Sí, cada vez más. Por ejemplo, en los EEUU el cáncer de próstata ha sobrepasado al cáncer de pulmón y al de colon y se ha convertido en el cáncer más frecuente en el sexo masculino. En España, es también uno de los más importantes y frecuentes de la población masculina.

¿A PARTIR DE QUÉ EDAD EMPIEZA A SER MÁS RELEVANTE?

Por lo general es excepcional detectar un cáncer de próstata por debajo de los 40 años y sigue siendo muy infrecuente en los hombres de 50 años. A partir de esa edad se va incrementando el número de casos diagnosticados. En la octava década de la vida es donde se diagnostican más casos.

¿ES VERDAD QUE SI TODOS LOS HOMBRES VIVIERAN HASTA LOS 100 AÑOS TENDRÍAMOS CÁNCER DE PRÓSTATA?

Prácticamente sí. El cáncer de próstata es diagnosticado muy frecuentemente en las autopsias de muchos hombres que han fallecido por otros motivos. Eso significa que hay un cáncer “microscópico”, es decir que sólo se puede evaluar mediante un estudio del tejido prostático y un cáncer clínico que es aquel que da síntomas. No todos los cánceres microscópicos son descubiertos porque antes se muere el paciente por otras causas.

¿ES LO MISMO EL CÁNCER DE PRÓSTATA QUE “PADECER DE PRÓSTATA” O DE HIPERPLASIA BENIGNA DE PRÓSTATA?

En absoluto. La hiperplasia benigna de próstata es también un proceso ligado al envejecimiento y que tiende a comprimir la uretra dificultando el vaciamiento de la orina de la vejiga produciendo una constelación de síntomas denominados prostatismo: dificultando en el inicio de la micción, levantarse por la noche a orinar,… mientras que el cáncer de próstata en muchas ocasiones no produce compresión de la uretra sino que se inicia en la parte de fuera de la próstata. Otra diferencia fundamental es que la hiperplasia benigna de próstata no es un cáncer y por tanto no produce la muerte del paciente mientras que el cáncer de próstata dependiendo de su estadío y otros factores puede ser la causa de muerte del paciente.

¿HAY ALGUNA RELACIÓN ENTRE EL CÁNCER DE PRÓSTATA Y LA HIPERPLASIA BENIGNA DE PRÓSTATA?

A priori no. No hay ningún estudio que indique que la hiperplasia benigna de próstata pueda influir en el desarrollo de cáncer de próstata.

¿LAS INFECCIONES DEL APARATO GENITAL MASCULINO INFLUYEN EN EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

Tampoco existen datos que demuestran tal asociación.

¿LA VASECTOMÍA PUEDE PRODUCIR CÁNCER DE PRÓSTATA?

En absoluto. Durante un tiempo se pensó que podía haber una asociación pero no existe ningún estudio que apoye que la vasectomía favorezca la aparición de cáncer de próstata.

¿TODOS LOS HOMBRES DE TODOS LOS PAÍSES TIENEN CÁNCER DE PRÓSTATA?

En principio todo varón puede tener cáncer de próstata pero el mayor número de varones se observa en los países europeos (es más frecuente en los países del norte de Europa que en los mediterráneos) y Estados Unidos, el número de varones afectos baja en los países sudamericanos y suele ser mucho más baja en los países asiáticos. Se piensa que todo ello es debido a factores ambientales o dietéticos aunque todavía no hay una respuesta clara.

¿ES VERDAD QUE LA RAZA NEGRA ESTÁ MUCHO MÁS EXPUESTA A PADECER DE CÁNCER DE PRÓSTATA?

En efecto, con gran diferencia la raza negra está mucho más expuesta a tener cáncer de próstata siendo el número de casos nuevos el doble en la raza negra que en la blanca.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS QUE PRODUCEN CÁNCER DE PRÓSTATA?

Hay multitud de causas que lo generan y factores que influyen en su aparición aunque la causa exacta todavía se desconoce:

  1. La edad: es un cáncer como hemos comentado anteriormente de varones de más de 50 años con un aumento de su aparición a medida que se envejece.
  2. Los factores genéticos: los varones con familiares directos que han padecido cáncer de próstata tienen un riesgo mucho mayor de tener un cáncer prostático.
  3. Los factores hormonales: la próstata es un órgano sensible a las hormonas masculinas y las células del cáncer de próstata son sensibles a los tratamientos con hormonas.
  4. Factores ambientales y dietéticos: a modo de ejemplo, los japoneses estadounidense de tercera y cuarta generación tienen la misma probabilidad de tener cáncer de próstata que los norteamericanos nativos, mientras que el número de cáncer de próstata que aparecen por año es sólo un 10-12% de los que aparecen en los Estados Unidos.

¿ES VERDAD QUE LAS DIETAS RICAS EN GRASA PUEDEN FAVORECER LA APARICIÓN DE CÁNCER DE PRÓSTATA?

Todavía hay mucha especulación en los temas de la influencia de la dieta en la aparición de cáncer de próstata pero parece que existen evidencias que demuestran una relación entre la comida con alto contenido en grasas y la predisposición al cáncer de próstata.

¿TODOS LOS CÁNCERES DE PRÓSTATA SON IGUALES?

No. Hay varios tipos de cáncer de próstata. El cáncer puede desarrollarse de cualquier célula del organismo. De la misma forma la próstata tiene muchos tipos celulares que pueden dar origen a cáncer de próstata pero de diferentes formas. Hay catalogados unos 10 tipos de cáncer de próstata.

¿CUÁL ES EL CÁNCER DE PRÓSTATA MÁS FRECUENTE?

La forma más frecuente se llama adenocarcinoma acinar porque deriva de la zona donde la próstata produce sus secreciones. Este tipo de tumor constituye el 90% de los casos de cáncer de próstata diagnosticados.

¿EL CÁNCER DE PRÓSTATA SE ORIGINA EN TODA LA PRÓSTATA O HAY ZONAS DONDE ES DE MÁS FÁCIL APARICIÓN?

La próstata está dividida en cuatro zonas que se diferencian al microscopio. El 70% de los cánceres de próstata se origina en una zona denominada zona periférica de la próstata.

¿CÓMO SE EXTIENDE EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

Por lo general el cáncer de próstata es de crecimiento lento hasta que se puede detectar, luego la evolución depende de múltiples factores complejos. Pero como todos los cánceres el cáncer de próstata puede permanecer localizado en la próstata es decir no extenderse a otras zonas o dirigirse hacia los órganos o tejidos vecinos. Dependiendo del lugar donde se inicie el cáncer de próstata podrá afectar a la vejiga, vesículas seminales, uréteres,… también existe la posibilidad de que como todo cáncer se extienda a través de la sangre originando metástasis en otros órganos.

¿HACIA DÓNDE SE EXTIENDE EL CÁNCER DE PRÓSTATA A DISTANCIA?

Las metástasis vía sanguínea más frecuentes del cáncer de próstata son a los huesos. Los sitios más frecuentes son la columna lumbar, pelvis, el fémur, costillas, esternón,..

¿CÓMO SE CLASIFICA EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

Hay muchos sistemas de clasificación pero uno de los más conocidos es el estudio microscópico del tumor mediante el sistema de Gleason. Este sistema describe como es el tumor a nivel microscópico. Su puntuación va de 2 a 10 y cuánto más cercano a 10 implica un peor pronóstico.

También hay una clasificación en función de su localización y si se ha extendido o no. Todo ello lógicamente dirigirá el tipo de tratamiento más adecuado.

¿CÓMO SE MANIFIESTA EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

El cáncer de próstata no tiene una sintomatología específica. Puede parecer una hiperplasia benigna de próstata con dificultad para orinar o aumento del número de veces que se va a orinar. También puede aparecer con un sangrado en la orina pero siempre es conveniente hacer un diagnóstico diferencial puesto que hay muchas enfermedades que pueden producir lo mismo. De todas formas este cáncer suele no dar muchos síntomas.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

El cáncer de próstata se puede diagnosticar a través de una serie de pruebas complementarias. En la mayoría de los casos, se solicitará un análisis de sangre general que incluya el antígeno prostático específico (PSA), un tacto rectal y una ecografía del aparato urinario con biopsia transrectal de la próstata. Hay otra serie de pruebas necesarias pero cuando se tiene la confirmación a través del análisis de la biopsia de la próstata de la evidencia de un cáncer de próstata.

¿ES DE VERDAD EL TACTO RECTAL TAN IMPORTANTE PARA DIAGNOSTICAR UN CÁNCER DE PRÓSTATA?

En efecto. El tacto rectal consiste en la introducción en el recto del dedo del urólogo con lo que se logra palpar la próstata, su consistencia, volumen y presencia o no de nódulos sospechosos. En manos expertas es una prueba de diagnóstico muy importante, además de fácil realización.

¿QUÉ OCURRE CON EL PSA EN EL CÁNCER DE PRÓSTATA?

El PSA es una glicoproteína o sustancia que solamente “fabrica” la próstata por lo que es un marcador órgano-específico, quiere decir esto que cualquier medición de PSA en sangre corresponde a la próstata. En el cáncer de próstata suele aumentar el PSA porque el cáncer destruye las barreras que separan los tejidos de la próstata con la sangre, lo que produce un mayor paso de PSA a la sangre.

¿TENER AUMENTADO EL PSA SIGNIFICA TENER CÁNCER DE PRÓSTATA?

En absoluto. El PSA puede aumentar en muchas circunstancias como son la prostatitis que es una inflamación de la próstata y en la hiperplasia benigna de próstata dado el aumento de volumen de la próstata también se produce un incremento de los niveles de PSA en sangre.

¿A PARTIR DE QUÉ LIMITES ES ANORMAL EL PSA?

En principio los valores normales establecidos son un límite de 4 ng/ml aunque diversos estudios han descrito que los niveles de PSA debían establecerse en función de la edad de los pacientes puesto que el volumen de la próstata aumenta con la edad. De esta forma, para los pacientes entre los 70 y 79 años el límite considerado como normal es de 6,5 ng/ml.

¿QUÉ SE DEBE HACER CUANDO EL PSA ES ANORMALMENTE ALTO O SUPERA SUS NIVELES MÁXIMOS?

Ante todo depende del resto de pruebas y de lo que le comente su urólogo. Los valores de PSA entre 4 y 10 ng/ml pueden corresponder a una hiperplasia benigna de próstata o a un cáncer, e incluso también a cualquier patología de la próstata que no se cancerosa. Se podrán pedir más determinaciones analíticas que permitirán adoptar una actitud. Los valores de PSA por encima de 10 ng/ml por lo general requieren biopsia de la próstata a no ser que existan signos o criterios que descarten cualquier patología tumoral.

¿QUÉ APORTA LA ECOGRAFÍA ABDOMINAL DEL APARATO URINARIO EN EL ESTUDIO DEL PACIENTE CON CÁNCER DE PRÓSTATA?

La ecografía abdominal del aparato urinario siempre es importante porque nos informa del estado funcional de los riñones, vejiga y descartar cualquier otra patología del aparato urinario.

¿QUÉ APORTA LA ECOGRAFÍA TRANSRECTAL AL ESTUDIO DEL CÁNCER DE PRÓSTATA?

La ecografía transrectal consiste en la introducción de un aparato (tansductor) por el recto y en contacto con la próstata proyecta una imagen de la próstata y sus órganos vecinos muy definidos. También permite en muchos casos visualizar la presencia de zonas sospechosas. Además permite mediante esta técnica la realización de biopsias prostáticas.

¿QUÉ PRUEBA ES LA QUE APORTARÁ EL DIAGNÓSTICO DEFINITIVO DE CÁNCER DE PRÓSTATA?

La biopsia de próstata toma una serie de muestras de la próstata que posteriormente son analizadas. Los resultados confirman la presencia o no de un cáncer de próstata y también indican el tipo de cáncer y su grado de malignidad. Evidentemente se necesitan más pruebas de estudio para conocer el estadío del cáncer de próstata.

¿DESPUÉS DE LA CONFIRMACIÓN DE LA EXISTENCIA DE UN CÁNCER DE PRÓSTATA, SON NECESARIAS MÁS PRUEBAS?

Sí. Serán necesarias una radiografía de tórax, un scanner del abdomen y una gammagrafía ósea. El scanner abdominal sirve para estudiar el resto de sus órganos y ver si hay metástasis en alguno de ellos. La gammagrafía ósea sirve para estudiar si hay metástasis en los huesos.

¿DESPUÉS DE REALIZADAS TODAS LAS PRUEBAS SE PUEDE PROCEDER A PONER UN TRATAMIENTO?

En efecto. Con todas las pruebas y en función de su situación clínica, edad, y tipo de tumor se adoptará el tratamiento más adecuado para usted.

PROSTATECTOMÍA RADICAL

 

La Prostactectomía radical consiste en la extirpación quirúrgica de toda la próstata y una parte del tejido adyacente. Se utiliza muy a menudo durante las fases iniciales (I + II) del cáncer, cuando éste se localiza sólo en la próstata. También puede usarse en combinación con el tratamiento hormonal (véase Hormonoterapia), cuando la enfermedad se ha extendido localmente fuera de la próstata (Estadio III).

Existen dos tipos habituales de procedimientos: el retropúbico, en el que el cirujano extirpa la próstata a través de una incisión en el abdomen inferior, o la prostatectomía laparoscópica. Durante la intervención quirúrgica se extrae toda la glándula prostática junto con las vesículas seminales y algo de tejido adyacente.

Ambos métodos son iguales de eficaces en la extirpación de toda la glándula.

PROSTATECTOMIA RADICAL LAPAROSCÓPICA


La prostatectomía radical laparoscópica es un tratamiento aceptado y establecido para el cáncer de próstata localizado.

Esta técnica se realiza a través de 5 pequeñas incisiones en el abdomen, contrasta con la técnica abierta en la que es necesaria una incisión en la línea media de la parte baja del abdomen.

Durante la prostatectomía radical laparoscópica, la glándula prostática es separada de la vejiga y de la uretra y posteriormente estas estructuras son nuevamente unidas. La próstata es extraída a través de una de las incisiones utilizadas previamente, habitualmente es necesario abrir un poco esta pequeña incisión (3-6 cm) dependiendo del tamaño de la próstata.

Una vez que la próstata es liberada de la vejiga, el recto y la uretra. Se coloca en una pequeña bolsa de plástico y extraída por uno de los orificios creados para realizar la intervención. La vejiga se “une” nuevamente a la vejiga para restaurar la continuidad del tracto urinario mediante la utilización de técnicas laparoscópicas dentro del cuerpo.

Se coloca una sonda a través del conducto de la orina (uretra) para vaciar la vejiga y permitir la correcta cicatrización de la conexión uretra-vejiga. Además, u pequeño tubo de drenaje es colocado a través de una de las incisiones.

La duración de la prostatectomía radical laparoscópica es aproximadamente 3 a 4 horas, pero puede variar de acuerdo a las características de cada paciente, como el tamaño de la próstata, la forma de la pelvis, el peso del paciente o cirugías previas en el abdomen o la pelvis.

La perdida de sangre durante la cirugía es aproximadamente menor de 500 ml. Rara vez se requieren transfusiones.
El tiempo de estancia hospitalaria es aproximadamente 3–5 días, es necesario llevar una sonda para orinar durante 10 a 21 días.

Cerrar menú

Acerca de las cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y para mejorar su experiencia conforme a nuestra política de cookies. Si continúa navegando o hace clic en «Aceptar», estará consintiendo las cookies de este sitio.