Cistoscopia Vejiga

¿QUE ES UNA CISTOSCOPIA?

La cistoscopia es un examen rutinario de la vejiga, de fácil realización y no demasiado incómoda para el paciente. Se realiza con un instrumento denominado cistoscopio (es parecido a un telescopio especial con un poderosa luz) con el que el urólogo puede ver el interior de la vejiga.

¿PARA QUE SIRVE?

La cistoscopia es un procedimiento por el que el urólogo ve en el interior de su vejiga y por tanto sirve para ver:

  1. Tumores de vejiga
  2. Próstata
  3. Uretra
  4. Alteraciones de la vejiga

¿DONDE SE HACE?

Puede realizarse de forma ambulatoria (usted vuelve a su casa tras la realización de la misma) en el hospital o en la consulta.

¿CÓMO DEBO PREPARARME?

Debe seguir siempre las instrucciones de su urólogo, que como norma le recomendará que tome un antibiótico para evitar que pueda desarrollar una infección de orina. Debe acudir con la vejiga semillena.

Debe intentar relajarse lo más posible, con lo que disminuirán las molestias y la realización de la misma será mucho más fácil.

¿ES DOLOROSA?

La cistoscopia es una prueba de uso muy frecuente en urología. No es dolorosa aunque si algo molesta. Para realizarla como norma se introduce un gel anestésico en la uretra que disminuirá el dolor.

En los hombres, dado que la uretra es más larga, la realización de la prueba es más difícil y molesta, además la próstata puede dificultar la exploración, por lo que es fundamental que durante la misma esté lo más relajado posible.

¿EN QUE CONSISTE?

El cistoscopio es un tubo rígido con un juego de lentes y una potente luz que se introduce en la vejiga a través de la uretra y que permite verla en todas sus caras. Para ello se introduce un líquido (suero) que separa las paredes de la vejiga, por lo que usted sentirá ganas de orinar, puesto que para ver la vejiga se introduce agua en su interior, no debe orinar aguantando lo más posible, en el caso que no pueda más, dígalo y el urólogo vaciará su vejiga a través del cistoscopio.

La prueba se realiza con el paciente tumbado en una mesa de exploraciones y las piernas elevadas.

¿CUÁNTO DURA?

Normalmente entre 10 y 20 minutos, aunque depende de la dificultad de la misma.

¿QUÉ DEBO HACER DESPUÉS?

Tras la realización de la cistoscopia, usted puede sentir escozor al orinar e incluso orinar un poco de sangre, no se asuste no suele tener importancia, lo único que ha de hacer es beber mucho agua (2-3litros diarios) y poco a poco se ira aclarando la orina.

¿CUANDO ME DARÁN LOS RESULTADOS?

Los resultados de la cistoscopia son inmediatos, pregúntele a su médico cuando termine la prueba.

Cerrar menú

Acerca de las cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y para mejorar su experiencia conforme a nuestra política de cookies. Si continúa navegando o hace clic en «Aceptar», estará consintiendo las cookies de este sitio.