PSA

El Antígeno Prostático Específico (PSA) es un marcador en sangre de la próstata que valora la probabilidad de que haya un cáncer de próstata. Es una de las pruebas que más solicitamos los urólogos; muchos pacientes a partir de 50 años acuden a nuestras consultas para realizarse este análisis de forma anual.

El British Medical Journal publicó un artículo valorando la idoneidad de realizar este test sanguíneo a todos los hombres mayores de 50 años, concluyendo que puede tener efectos más negativos que positivos en la población general.

El cáncer de próstata es el cáncer más frecuentemente diagnosticado en los hombres, lidera la mortalidad por cáncer en 24 países, es el octavo globalmente en mortalidad y el sexto en los países ricos.

El PSA es una sustancia que se puede elevar por la presencia de un cáncer de próstata, pero también por el crecimiento benigno de la próstata (Hiperplasia Benigna de Próstata). Por tanto, es un marcador de la próstata pero no es específico del cáncer, puesto que muchos hombres con bajos niveles de PSA también son diagnosticados de cáncer.

Si el PSA en los análisis está elevado, por lo general, debe repetirse la prueba sanguínea para verificar su elevación. En caso de persistir aumentado, el paciente suele ser sometido a una biopsia de próstata.  Hoy en día se realiza cada vez con más frecuencia una prueba de imagen específica, la resonancia multiparamétrica de próstata, que permite determinar con mayor precisión la posible presencia de este cáncer y su localización en la próstata. En caso de solicitar una biopsia, la resonancia permite afinar mucho más la toma de muestras frente a la biopsia tradicional, que se realiza de forma aleatoria.

Por muchas razones, la determinación del PSA en todos los hombres es controvertida y tiene muchos detractores en contra.

El número de casos de cáncer de próstata ha aumentado de forma espectacular en los últimos 25 años. La razón ha sido la adopción global de hacer el PSA (Antígeno Prostático Específico) para diagnosticar este cáncer en su etapa inicial.

Los partidarios de realizar el PSA a todos los hombres se basan en los datos de un gran estudio (ERSPC), que sugería que este marcador en sangre podía reducir la mortalidad a largo plazo además de un descenso del número de cánceres de próstata avanzados dado que se diagnostican mucho antes.

Los detractores de realizar el PSA argumentan que el cáncer de próstata tiene una historia natural indolente en muchos hombres y que, en términos globales, las campañas de PSA no tienen impacto en la mortalidad global del varón. Además, se sobrediagnostican muchos hombres sometiéndoles a biopsias innecesarias y dados que son diagnosticados en muchos casos de cánceres de próstata poco agresivos, muchos se ven sometidos a los efectos secundarios de la radioterapia o cirugía, sin compensar los modestos beneficios de este masivo análisis.

Las Guías Clínicas del Panel de expertos canadienses están en contra de hacer el PSA de forma rutinaria a todos los hombres entre 55 y 69 años. Sin embargo, el Panel de Expertos Norteamericanos ha cambiado de opinión recientemente recomendando que debe ser una decisión individual entre el urólogo y su paciente valorando los pros y contras de este análisis.  El National Cancer Center Network (NCCN), que aglutina a los centros de cáncer en los EEUU, recomienda iniciar la realización de un PSA a los 45 años. Por último, las Guías Clínicas de la Asociación Americana de Urología (AUA) y de la Asociación Europea de Urología (EAU) recomiendan una discusión con el paciente. Como pueden apreciar, hay toda una disparidad de criterios en relación si se debe realizar o no.

Cerrar menú

Acerca de las cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y para mejorar su experiencia conforme a nuestra política de cookies. Si continúa navegando o hace clic en «Aceptar», estará consintiendo las cookies de este sitio.