La vitamina D protege frente al Cáncer de Vejiga

La vitamina D protege frente al Cáncer de Vejiga

[vc_row css_animation=”” row_type=”row” use_row_as_full_screen_section=”no” type=”full_width” angled_section=”no” text_align=”left” background_image_as_pattern=”without_pattern”][vc_column][vc_column_text]

La Vitamina D protege frente al Cáncer de Vejiga.

[/vc_column_text][vc_separator type=”small” position=”left” color=”#008f00″ up=”7″ down=”38″][vc_column_text]Altas dosis de vitamina D parecen proteger del riesgo de desarrollar cáncer de vejiga, lo que puede ser una excelente medida preventiva. Además, el efecto parece ser más importante en los que tienen mayor capacidad de metastatizar.

Niveles altos de vitamina D se asocian a un menor riesgo de desarrollar cáncer de vejiga, según las conclusiones de un trabajo multidisciplinar que han coordinado biólogos moleculares y epidemiólogos del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), y cuyos datos se publican hoy en el Journal of the National Cancer Institute. El trabajo ha sido dirigido por Núria Malats, jefa del Grupo de Epidemiología Genética y Molecular, y Francisco X. Real, del Grupo de Carcinogénesis Epitelial. Los autores tomaron muestras de sangre de más de 2.000 individuos, entre pacientes con cáncer de vejiga y sujetos controles, procedentes de 18 hospitales españoles, lo que representa el mayor estudio en este ámbito realizado hasta la fecha.

Más agresividad
“Las personas con niveles más altos de 25(OH)D3, una forma estable de vitamina D en sangre, son los que presentaban un menor riesgo de padecer cáncer de vejiga, lo que indica que niveles altos de esta vitamina se asocian con una protección de la enfermedad, o lo que es lo mismo, niveles bajos se relacionan con un aum ento del riesgo de padecerla”, resume Malats.

Mediante análisis moleculares in vitro se ha observado que la vitamina D actúa regulando la expresión de una proteína, la FGFR3, que participa en el desarrollo del cáncer de vejiga. Para Real, este efecto protector es más evidente en pacientes con cánceres más agresivos. “Observamos que niveles altos de vitamina D disminuyen, sobre todo, el riesgo de desarrollar cáncer de vejiga invasivo y con bajos niveles de FGFR3: los de mayor probabilidad de metastatizar”, precisa André Amaral, primer autor del estudio.

La investigación sugiere que un incremento en la ingesta de esta vitamina, mediante dieta o suplementos, o a través de un incremento controlado en la exposición solar, puede ser beneficioso para el paciente en términos de prevención y tratamiento del cáncer de vejiga. El trabajo se enmarca en el estudio español Epicuro cuyos objetivos son evaluar los factores genéticos y no genéticos asociados al riesgo y al pronóstico de este tumor.

En el análisis ha participado también Alberto Muñoz, del Instituto de Investigaciones Biomédicas del CSIC. El proyecto ha estado financiado por la Fundación de Investigación en Cáncer (Reino Unido), el Instituto Nacional del Cancer (Estados Unidos), el Fondo de Investigaciones Sanitarias, la Red Temática de Investigación Cooperativa en Cancer, la AECC, Consolider Oncobio y la Comunidad de Madrid.

(J of Nat Canc Inst (2012). doi: 10.1093/jnci/djs444).[/vc_column_text][vc_separator type=”transparent” up=”2″ down=”0″][vc_empty_space height=”64px”][/vc_column][/vc_row]

Deja un comentario

Cerrar menú

Acerca de las cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y para mejorar su experiencia conforme a nuestra política de cookies. Si continúa navegando o hace clic en «Aceptar», estará consintiendo las cookies de este sitio.